El grupo químico Ercros registró unas pérdidas de 49,05 millones de euros en el primer semestre del año, frente al beneficio de 10,86 millones del mismo período de 2006, debido a las provisiones de 47,4 millones para despedir a 355 personas y cerrar cinco fábricas en los próximos cuatro ejercicios.
El importe neto de la cifra de negocio ascendió a 443,12 millones de euros, un 35,3% más que en los seis primeros meses del año pasado, gracias al aumento de las ventas en todas las líneas de negocio, desde los plásticos hasta la alimentación animal, pasando por la química básica, el tratamiento de aguas y las emulsiones, según ha explicado hoy en rueda de prensa el presidente de Ercros, Antoni Zabalza. "Asumimos los gastos este año para dejar el futuro limpio", ha afirmado Zabalza en referencia a la dotación de 47,4 millones de euros, que corresponde al coste estimado de las indemnizaciones por los despidos, prejubilaciones y traslados de trabajadores (25,8 millones) y de la baja de activos debido al cierre de las cinco fábricas (21,6 millones), situadas en Sant Celoni (Barcelona), Monzón (Huesca), Huelva, y Silla y Catadau (Valencia). El plan de mejora de la eficiencia 2007-2010, que contempla el recorte de la plantilla del grupo en 355 personas, el cierre de cinco fábricas, el traslado de algunas líneas de producción y la modernización de instalaciones y procesos, tiene un coste previsto de 123,1 millones de euros, que ha sido financiado con una ampliación de capital de 143,7 millones. El presidente de Ercros ha asegurado que "las cosas están yendo muy bien en lo que respecta a las operaciones ordinarias de la compañía", ya que los flujos netos de efectivo procedentes de las actividades operativas ascendieron hasta junio a 30,8 millones de euros, frente a un consumo neto de caja de 14,6 millones en el mismo período de 2006. Excluyendo el efecto del plan de mejora de la eficiencia, el beneficio final del segundo trimestre se situó en 1,5 millones de euros, lo que, sumado a las pérdidas de 2,6 millones del primer trimestre, arroja unos números rojos de 1,1 millones entre enero y junio. La dotación de 47,4 millones no ha tenido impacto sobre la deuda de Ercros por tratarse de un apunte contable que no tiene efecto sobre el flujo de caja, mientras que el aumento de los costes de energía se ha podido trasladar a los precios de venta de los productos. Zabalza ha avanzado que el presente ejercicio se cerrará con pérdidas y que "lo esperable" es que en 2008 se vuelva al beneficio, aunque ha reconocido que la oferta de indemnizaciones presentada a los sindicatos y cuantificada en 25,8 millones no es definitiva. La negociación entre la dirección de Ercros y los sindicatos se ha estancado debido a las discrepancias sobre el futuro de la planta de Monzón (Huesca). El presidente de la compañía, que ha reducido su plantilla media en 70 personas en el último año, ha señalado que el cierre de la planta aragonesa está "perfectamente justificado" en términos de mejora de la eficiencia y que "ésta sigue siendo la posición de la empresa". "Vamos a dejar que el proceso de negociación haga su trabajo", ha apostillado Zabalza, quien ha destacado el aumento de 84,9 millones de euros del patrimonio neto -de 362,8 a 447,7 millones de euros- gracias sobre todo a la ampliación de capital y la reducción de las deudas con entidades bancarias, que pasaron de 257,7 a 104,9 millones.