El gigante energético italiano Eni se ha ofrecido vender su participación en tres gasoductos internacionales, lo que podría poner fin a una investigación europea por posible abuso de posición dominante, dijo el jueves la Comisión Europea. Eni se enfrenta a multas de hasta 1.000 millones tras supuestamente impedir la competencia en el mercado de gas de Italia al acumular capacidad en su red internacional de gas y e invertir de forma deliberada menos de lo necesario en mejorasa pesar de las reiteradas peticiones de otros distribuidores de gas.