Endesa preservará su marca y mantendrá su domicilio social y su centro efectivo de dirección y decisión en España si tiene éxito la opa de Enel y Acciona, según el folleto explicativo de la oferta. Con este compromiso, la eléctrica italiana y la constructora española se adaptan a las principales condiciones que impuso la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para autorizar la OPA.
El folleto de la OPA subraya que Endesa no será absorbida ni se fusionará con ninguno de los oferentes, por lo que no se contempla su desaparición ni la de ninguna de las sociedades de su grupo. Enel y Acciona no prevén la escisión o venta de activos de Endesa con excepción de los incluidos en el acuerdo suscrito el 2 de abril con E.ON. Ese acuerdo contempla la venta al grupo alemán de los activos de Endesa en Francia, Italia, Polonia y Turquía, además de tres centrales térmicas en España (Los Barrios, Besós 3 y Foix) y de derechos durante diez años sobre 450 megavatios de origen nuclear. Además, se establece la integración en Acciona Energía de los activos renovables de Endesa y de la constructora. Los oferentes pretenden aprovechar el Centro de Excelencia en Distribución que la eléctrica española tiene en Barcelona para crear un Centro Mundial de Excelencia. Se mantiene el Plan estratégico previsto Enel y Acciona pretenden asegurar la ejecución del actual plan estratégico y del plan de inversiones de Endesa para el periodo 2007-2009. En especial, los oferentes mantendrán la inversión en actividades reguladas de gas y electricidad, tanto transporte como distribución, y en activos considerados estratégicos. Enel y Acciona no tienen planes para reducir la plantilla de Endesa y se comprometen a respetar los derechos de los trabajadores y los directivos de la compañía. Sin embargo, Enel y Acciona no garantizan el pago de los 9.900 millones de euros en dividendos que Endesa tenía previsto repartir entre sus accionistas en el período 2005-2009. Y es que las dos compañías aseguran que la política de remuneración al accionista de Endesa se verá afectada por las desinversiones en activos comprometidas con la alemana E.ON, valoradas en 10.000 millones de euros. Los oferentes tampoco tienen planes para reestructurar la deuda de Endesa ni para modificar la política actual de endeudamiento. No sacarán de bolsa a la compañía Enel y Acciona tienen la intención de que las acciones de Endesa continúen cotizando en las bolsas en las que están presentes, siempre que la compañía mantenga unos niveles mínimos de liquidez. En caso contrario, se convocará una Junta de Accionistas antes de seis meses para proponer la exclusión de negociación. El folleto admite que las desinversiones previstas afectarán a la generación de beneficio y a la política de dividendo, aunque no precisa el impacto. Consejo de la eléctrica Una vez liquidada la opa, y si ésta tiene éxito, los oferentes tienen intención de promover el nombramiento de la mayoría de los miembros del Consejo de Administración de Endesa. El Consejo tendrá un número par de miembros y Enel y Acciona contarán con la misma representación. Según el folleto, "no existe ningún acuerdo ni compromiso" con los actuales directivos sobre su continuidad, aunque se reconoce como un "elemento importante" el mantenimiento "sustancial" de su equipo directivo. El presidente se nombrará a instancias de Acciona y el consejero delegado a propuesta de Enel.