Endesa cerró el ejercicio 2009 con un beneficio neto de 3.430 millones de euros, lo que supone una caída del 52,2% respecto al ejercicio anterior, aunque si de descuentan de los resultados la plusvalía de venta de Acciona (1.035 millones) y de las cuentas de 2008 los activos vendidos a E.On (4.798 millones), el beneficio habría crecido un 1%.
El resultado bruto de explotación (Ebitda) del grupo se incrementó un 5%, hasta los 7.228 millones de euros. El beneficio neto de España y Portugal fue de 2.759 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 24,9%, con una contribución del 80,4% al resultado neto total de la compañía.

El resultado bruto de explotación de este área se situó a cierre del ejercicio en 4.060 millones de euros, un 3,4% más, gracias al incremento de los ingresos en el mercado liberalizado y a pesar de la caída de la demanda.

La generación de electricidad de Endesa fue de 137.054 GWh, un 8,5% inferior a la de 2008, mientras que las ventas alcanzaron los 169.966 GWh, con una reducción del 1,6%. Estas disminuciones se produjeron como consecuencia de la caída de la demanda de la electricidad, fundamentalmente en España, según informó hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las inversiones de la compañía alcanzaron 4.180 millones de euros, de los que 3.493 millones correspondieron a inversiones materiales e inmateriales y los 687 millones restantes a inversiones financieras. La deuda de la compañía alcanzaba los 18.544 millones en 2009, con un aumento de 4.511 millones respecto a diciembre de 2008.