Gesa Endesa defendió hoy su gestión ante el apagón del pasado 13 de noviembre, que dejó sin luz a cerca de un millón de habitantes de Mallorca y Menorca, asegurando que "no hubo errores, sino únicamente un cortocircuito" provocado por la tormenta, por lo que anunció que presentará alegaciones al expediente sancionador iniciado por la Conselleria de Energía, que podría comportar a la compañía una multa de entre 600.000 euros y 3 millones de euros por una infracción grave o muy grave. Fuentes de Gesa Endesa informaron a Europa Press de que "rebatirán uno a uno" los argumentos de los informes técnicos de la Conselleria dirigida por Francesca Vives para sancionar a la compañía, entre los que se encuentran el hecho de que Endesa estuviera manipulando el seccionador en tensión en un momento de tormenta en el norte de Mallorca, incumpliendo las diferentes normativas nacionales y europeas, que establecen que los trabajos en tensión no se deben realizar en estas condiciones, ni cuando se oigan rayos o truenos