La inversión de Enagás se realiza en el holding que posee el 100% de los derechos políticos así como el 43,91% de los derechos económicos de Tallgrass Energy, mediante la propiedad de acciones de Clase A y de Clase B. Las acciones de Clase A cotizan en la Bolsa de Nueva York.. El holding queda compuesto por Blackstone, como socio mayoritario; GIC como socio minoritario; y Enagás, que tendrá un 28,4% de las acciones.

El operador del sistema gasístico español ha cerrado la adquisición con dos operaciones: con un compra del 24,9% y del 3,52% adicional en el que ha invertido 83 millones de dólares (73,6 millones de euros).

Enagás se asocia con Blackstone para participar en la estadounidense Tallgrass Energy

Además, Enagás ha llegado a un acuerdo para invertir hasta 300 millones de dólares en futuras inversiones en Tallgrass Energy.

La compañía que lidera Antonio Llardén explica que esta operación encaja con la estrategia de Enagás de invertir en activos 'core business' en mercados estables con oportunidades de crecimiento, identificados como prioritarios en su plan estratégico como Europa y países del Eje del Pacífico como México, Perú, Chile, Colombia y Estados Unidos, manteniendo estrictos criterios de inversión.

“Estamos encantados de dar la bienvenida a Enagás como socio industrial en nuestro consorcio. Con su amplia experiencia en la operación midstream en el mundo aportan una perspectiva valiosa a Tallgrass que beneficiará nuestras inversiones y esperamos su contribución”, indica Wallace Henderson, director general de Blackstone Infrastructure Partners.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Tallgrass es una compañía de infraestructuras energéticas estadounidense, fundada en 2012. Es propietaria de tres gasoductos interestatales regulados por la Federal Energy Regulatory Commission (FERC), con un total de 11.000 km de gasoductos de transporte, 2.400 km de gasoductos de extracción de gas y un oleoducto de 1.300 km. Tallgrass cuenta con una cartera de proyectos futuros en el mercado estadounidense en los que Enagás podría participar, y tiene una amplia base de clientes y contratos 'take or pay', que permitirán obtener un dividendo y EBITDA sostenibles, explica Enagás.

Actualiza su plan estratégico

Enagás apunta que su objetivo en el período 2019-2023  es continuar creciendo de forma sostenible, manteniendo el foco en la eficiencia y competitividad del sistema gasista español. La actualización tiene tres áreas de crecimiento: impulso de nuevos negocios relacionados con los gases renovables, desarrollo de su 'core business' en los mercados de mayor crecimiento e identificación de oportunidades complementarias.

En el período 2017-2023, de media anual, la demanda global de gas natural crecerá un 2% y la demanda de gas natural licuado (GNL) un 6%.

Enagás mantendrá una política de dividendo sostenible en el medio y largo plazo, con un incremento del 5% anual hasta 2020 y de un 1% anual como mínimo para 2021, 2022 y 2023. El objetivo de Enagás también pasa porque el resultado de las filiales aporte en torno al 40% del beneficio después de impuestos en 2023.