El presidente de Enagás, Antonio Llardén, ha destacado durante su intervención en la junta de accionistas, que los títulos de la compañía son "un valor estable" porque, de acuerdo con la legislación vigente, la empresa "no puede ser opada ni opar". La empresa espera que su beneficio neto crezca este año por encima del 10% y que el beneficio bruto de explotación (EBITDA) lo haga en torno al 5,5%.
Llardén ha aludido al "momento de ebullición" que viven las compañías energéticas en Bolsa ante la posibilidad de nuevos movimientos corporativos. En este contexto, el presidente de Enagás ha subrayado que esos movimientos "no nos afectan", porque la normativa vigente establece restricciones a la participación accionarial en la compañía, que actúa como gestor técnico del sistema. En la actualidad, ningún accionista puede tener una participación superior al 5% en el capital de Enagás, empresa propietaria de la mayoría de las infraestructuras gasistas. Enagás, empresa que opera como gestor técnico del sistema gasista, ha presentado al Ministerio de Industria propuestas de nuevos proyectos en infraestructuras por importe de 2.000 millones de euros.