El presidente de Enagás, Antonio Llardén, cree que su grupo está "estudiando" las ofertas llegadas para la venta de activos de regasificadoras y almacenamientos subterráneos de gas, y que realizará compras "siempre que procure retornos interesantes y que no incremente la cifra global de deuda prevista" para los próximos años. Durante la reunión anual de la Asociación Española del Gas (Sedigás), el presidente del gestor técnico del sistema gasista rehusó citar a las empresas interesadas en vender los activos y explicó que "hay fondos que también están mirando" la operación. De las seis regasificadoras, Enagás posee tres, mientras que Unión Fenosa e Iberdrola participan en dos. De los dos almacenamientos subterráneos, Enagás controla uno y Repsol el otro.