Históricamente a España le “sienta bien” un euro fuerte, ya que “ayuda a contrarrestar el aumento del precio del petróleo”, comenta una fuente del mercado. Sin embargo, lo cierto es que hay empresas españolas que están viendo en la carrera alcista del euro problemas para sus cuentas de resultados. “A los dos grandes bancos les ha afectado negativamente la depreciación tanto del dólar como de la mayor parte de las monedas latinoamericanas frente al euro, aunque en el caso del Santander hay que señalar que este impacto negativo se ha visto mitigado por su exposición a Reino Unido a través de Abbey, ya que en este primer trimestre del año la libra esterlina se ha apreciado ligeramente frente al euro”, explica Aguirre.
No obstante, la estirada alcista del euro frente al resto de divisas, lastró los resultados del Santander un 4% en el primer trimestre del año. Según explicó su consejero delegado, Alfredo Sáenz, la entidad financiera hubiera aumentado un 4% su resultado neto (sin extraordinarios) a cambio de divisas constantes. Y si el banco de Botín vio mermado su resultado en el primer trimestre del año un 4%, este porcentaje se elevó a un 8% en el caso del BBVA, según explicó su consejero delegado José Ignacio Goirigolzarri. (ver tabla 1) En conclusión y “en términos generales –explica la directora de Análisis de Renta 4- la debilidad del dólar frente al euro afecta negativamente a empresas con ingresos en dólares, como automovilísticas, aseguradoras con exposición a Estados Unidos (Axa, DaimlerChrysler, etc.. ) y a empresas como Acerinox o Repsol. Y positivamente a aquéllas con costes en dólares como Iberia o Sogecable, aunque este efecto vendría matizado por cuáles sean las políticas de cobertura de tipo de cambio de cada una de ellas”, concluye esta experta. (ver tabla 2)