El dólar continúa perdiendo terreno frente al euro y otras divisas por los temores que genera la situación actual del mercado inmobiliario estadounidense. Todo después de que la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor
haya advertido de que podría rebajar la tasación de algunos bonos basados en hipotecas.A esto se une el hecho de que las expectativas de que los tipos de interés continúen al alza en la eurozona y que se mantengan sin cambios en EEUU. Una situación que está detrás de la apreciación reciente del euro, ya que unas tasas más altas atraen capitales hacia esas regiones, donde obtienen unos rendimientos superiores e impulsan la compra de su divisa.En contra, EEUU es la única gran economía del mundo en la que actualmente no se esperan subidas de los tipos de interés y esto presiona al billete verde