La renta variable española es la que peor valoración tiene entre los inversores de fondos de inversión. Al menos es lo que se desprende del último informe elaborado por Morningstar. La razón es clara: un 19% de los encuestados "estima que los fondos de acciones españolas terminarán el año en negativo",  frente al 9% de la rv. europea o el 6% de la estadounidense.  Y ¿dónde están las preferencias? Cierto optimismo "por no decir pasión, respecto a los mercados emergentes",donde el 30% de los encuestados espera obtener rentabilidades superiores al 20%.
Medir las expectativas y preferencias de los partícipes en fondos de inversión. Es el objetivo que ha llevado a Morningstar a realizar una encuestra entre inversores de este tipo de inversión. El estudio refleja  "la peor valoración de la renta variable española frente a las otras categorías de renta variable".  Morningstar constata que un 19% de los encuestados estima que los fondos de acciones españoles terminarán en negativo de aquí a un año frente a un 9% para la renta variable europea y un 6% para la renta variable estadounidense." También hay menos partícipes que esperan obtener una rentabilidad por encima del 10%" en fondos de acciones españolas comparado con las demás categorías de renta variables.

No confían en la renta variable pero...¿hacia dónde mirarían? Los datos reflejan "un cierto optimismo, por no decir pasión, respecto a los mercados emergentes". La cifra deja un 30% de lo escuestados que esperan rentabiliades superiores al 20% en esta categoría de fondos.

¿Renta fija? Que sea corporativa


Aunque  la renta fija no despierta grandes pasiones entre los que han contestado a la encuesta, "se nota una cierta preferencia hacia la renta fija corporativa frente a la renta fija gubernamental", explica Morningstar. Un tercio de los encuestados esperan rentabilidades de entre el 5 y el 10% en esta primera categoría de fondos, frente a un 4% para la segunda.  El menor interés por la renta variable española se nota en las aportaciones realizadas recientemente. Nuestros usuarios han preferido, en efecto, invertir en fondos de acciones europeas o emergentes. La renta fija corporativa también ha sido la gran ganadora en cuanto a suscripciones: el 39% ha invertido en este tipo de activo frente a apenas el 17% a favor de la renta fija gubernamental. También hay que destacar que cerca de un 20% de los participantes a la encuesta han invertido recientemente en fondos monetarios y el 12% no ha realizado ninguna aportación a fondos de inversión en los últimos 3 meses.

De cara al futuro, el porcentaje de partícipes que admiten que no tienen intención de suscribir fondos en los próximos 3 meses se sitúa en el 15%. En cuanto a las categorías preferidas, encontramos sin sorpresa, "en los primeros puestos, a los fondos de renta variable emergente, los fondos de renta variable europea, los de renta variable USA y los fondos de bonos corporativos", concluye.