El índice que mide la confianza de los inversores alemanes elaborado por el instituto económico Zew cayó en septiembre hasta los -43,3 puntos, desde los -37,6 de agosto. Se trata de la lectura más baja del indicador desde diciembre de 2008, cuando se marcó un mínimo histórico de -45,2.

A pesar de ello, el dato ha sido mejor de lo previsto. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media un descenso hasta los -45,0 enteros.

"La tendencia a la baja de las perspectivas económicas está perdiendo impulso este mes. Sin embargo, el panorama económico se caracteriza por un alto grado de inseguridad que, de acuerdo a los expertos de los mercados financieros, y socava la confianza de los inversores y los consumidores", señala el presidente del Zew, Wolfgang Franz.