El dólar suma posiciones frente al yen, hasta las 83.5 unidades. Una situación que beneficia a las compañías exportadoras japonesas y evita el deterioro en el sentimiento.