El tráfico mundial de pasajeros volvió a debilitarse el pasado mes de mayo, al caer la demanda un 9,3%, tras el descenso del 3,1% registrado en abril, por lo que se situó en tasas cercanas a las registradas en marzo (-11,2%), según los datos difundidos hoy por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA). 
El transporte de pasajeros en los mercados internacionales "podría haber tocado fondo", ya que en los últimos dos meses se recuperó "ligeramente" frente a la caída del 7,7% del los cinco primeros meses de 2008.

El factor de ocupación de las aerolíneas de la IATA alcanzó el 71,2% en el mes pasado, mientras que en los primeros cinco meses del año se situó en el 72,1%.

"Podemos haber tocado fondo, pero queda un largo camino para la recuperación. La caída de los factores de ocupación de pasajeros en 3,3 puntos porcentuales durante el pasado año tendrá un impacto sobre los ingresos dramático", subrayó el director general y consejero delegado de IATA, Giovanni Bisignani.

La asociación destacó ante estos datos que tras el descenso del 20% de los ingresos de los pasajeros internacionales en el primer trimestre del año, la caída de mayo "se intensificó" hasta alcanzar casi el 30%.

LA GRIPE REBAJA EL TRÁFICO UN 1%

Así, según la IATA, mayo fue el primer mes completo en el que la nueva gripe afectó a la demanda de pasajeros internacionales, cuyo impacto se situó cerca del 1%.

Por regiones, las compañías europeas, que perdieron mercado frente a las compañías de bajo coste, sufrieron un retroceso del 9,4%, mientras que la demanda de las norteamericanas cayó un 10,9%.

Las aerolíneas de Asia-Pacífico acapararon el mayor recorte, 14,3%, mientras que las únicas líneas que experimentaron un aumento fueron las de Oriente Medio, cuyo tráfico, medido en términos de demanda, creció un 9,5%, casi cinco puntos más que en abril.

Por último, la IATA indicó una "cierta mejora" en la carga aérea internacional, que aumentó cerca de un 3% respecto a abril, debido a que "los fabricantes comenzaban a restaurar sus inventarios, pero aún no puede anticiparse una recuperación económica".