Iberia transportó en los siete primeros meses del año un total de 12,1 millones de pasajeros, lo que supone un descenso del 12,2% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos difundidos hoy por la Asociación de Aerolíneas Europeas (AEA). Además, en los siete primeros meses, las aerolíneas europeas registran un tráfico de 187,7 millones de viajeros, un 8,2% menos.
La compañía presidida por Antonio Vázquez aplicó un recorte del 6% en la capacidad, con el que sin embargo no compensó el descenso del 6,6% de la demanda. Así, en los siete primeros meses Iberia registró un descenso de 0,5 puntos porcentuales del factor de ocupación, que se situó en el 79,8%.

En el mes de julio, la aerolínea contuvo el descenso de los pasajeros, que alcanzaron los 1,9 millones, un 4,5% menos. Asimismo, el factor de ocupación mejoró en 0,2 puntos porcentuales, hasta el 84,8%, después de que Iberia recortara un 3,6% la oferta y la demanda descendiera un 3,4%.

En cuanto a British Airways, inmersa en un proceso de fusión con Iberia, transportó 18,7 millones de pasajeros en los siete primeros meses, un 5% menos, mientras que el factor de ocupación registró un leve descenso de 0,1 puntos porcentuales hasta el 76,7%. En julio, la aerolínea británica contabilizó 3,2 millones de pasajeros (-1,4%), con una ocupación del 84,7%, 3,1 puntos porcentuales más.

Por su parte, Air France registró hasta julio 27,8 millones de viajeros (-6,2%), con un descenso de 1,3 puntos porcentuales del factor de ocupación (77,6%). En julio, la aerolínea francesa transportó un 3,7% menos de pasajeros, hasta 4,6 millones, a pesar del aumento de un punto porcentual del factor de ocupación, que se situó en el 83,9%.

La aerolínea alemana Lufthansa contabilizó 30,4 millones de pasajeros, un 5,3% menos, en los primeros siete meses, con un descenso de 2,6 puntos porcentuales del factor de ocupación (76,5%). En julio, los pasajeros aumentaron un 0,5% hasta 4,9 millones y el factor de ocupación se incrementó en 0,7 puntos porcentuales hasta el 83,1%.

PROBLEMAS EN LA RELACIÓN COSTES-INGRESOS


A nivel global, las aerolíneas europeas transportaron un total de 187,7 millones de pasajeros en los siete primeros meses, lo que representa un descenso del 8,2%. El factor de ocupación se situó en el 74,4%, lo que supone un descenso de 1,6 puntos porcentuales, después de que la demanda cayera un 6,4% y la oferta se recortara en un 4,4%.

En julio, el número de pasajeros transportados por las aerolíneas europeas descendió un 3,6%, hasta los 31,6 millones de usuarios. La demanda cayó este mes un 2,3%, mientras que la oferta descendió un 3,2%. Así, la ocupación se situó en un 81,8%, 0,7 puntos porcentuales más.

El secretario general de la AEA, Ulrich Schulte-Strathaus, consideró que si la industria no es capaz de "ganar dinero" en los picos de la temporada de verano y cuando la ocupación alcanza el 81,8% "hay algo en la relación entre costes e ingresos que claramente está yendo mal".

A este respecto, además de recordar el impacto del mercado premium en las cuentas de las aerolíneas, apuntó que hay un gran número de gastos que las aerolíneas no pueden controlar, como es el caso de las tasas aeroportuarias o del precio del petróleo.