El Tesoro español ha conseguido colocar el objetivo previsto: cerca de  3.000 millones de euros en letras a tres y seis meses. Eso sí, lo ha  hecho pagando un tipo de interés que, en el caso de las letras a tres  meses, dobla el ofrecido en la subasta anterior.
 


El Tesoro español tenía un examen y le ha costado un alto precio pasarlo. Las letras a seis meses han pasado de pagar un cupón del 3.30% de la última subasta hasta el 5.22%, con una cobertura de 4.9 veces la oferta, por encima de la última colocación, y un total de 966 millones. En el caso de las letras a tres meses, el Tesoro se ha visto a elevar hasta el 5.11% el tipo de interés - desde el 2.29% de la anterior subasta- con una cobertura ligeramente inferior y en la que ha colocado algo más de 2.000 millones de euros. Una emisión que, según los expertos, cumple los objetivos fijados por el Tesoro pero sigue manifestando "que hay miedo y desconfianza entre los inversores a una posible quita de la deuda española en ese período", reconoce Juan Manuel Vicente, de Kessler y Casadevall.

En lo que queda de ejercicio, el Tesoro acudirá a los mercados en otras cuatro ocasiones. En concreto, realizará una emisión de letras a 12 y 18 meses el martes 13 y otra de letras a 3 y 6 meses el jueves 20. El organismo cerrará el ejercicio con una subasta de bonos el jueves 1 de diciembre y otra de obligaciones el jueves 15 de diciembre. De hecho, el Gobierno ya ha dicho que no tiene intención de hacer cambios en el calendario previsto. Los analistas consultados aseguran que las dudas de los mercados seguirán afectando al Tesoro en lo que queda de año, obligando al organismo a elevar la rentabilidad de las emisiones pendientes.