Paradojas de la vida. Cuando los inversores extranjeros acuden con fuerza a la renta variable española y la percepción del riesgo país disminuye, los inversores piden mayor rentabilidad para comprar nuestra deuda. Así se desprende de los resultados de la subasta de letras de este martes, donde el Tesoro ha logrado colocar el máximo previsto (4.560 millones de euros) en deuda a 6 y 12 meses, aunque pagando un mayor coste que en la anterior subasta de estas características.

El Tesoro Público ha colocado 4.560 millones de euros en letras a seis y doce meses, ligeramente por encima del máximo previsto, pero ha elevado la rentabilidad ofrecida a los inversores en ambos tipos de papel.

En concreto, colocó 1.442 millones de euros en letras a 6 meses, mientras que el nominal solicitado ascendió a 5.363 millones. El tipo marginal se ha elevado al 0.945%, desde el anterior 0.85%.

En el caso de las letras a 12 meses, ha adjudicado 3.120 millones, mientras que las solicitudes se elevaron a 5.764 millones. El tipo marginal en este caso se ha elevado al 1.39%, frente al anterior 1.278%.

Tras la colocación la prima de riesgo desciende a 248 puntos básicos, aunque el Ibex 35, por su parte, no sale de zona negativa y desciende un 0,58% hasta los 8.947 puntos.