Prueba superada, una vez más, por parte del Tesoro Público que salía hoy al mercado a colocar deuda a corto plazo, en letras con vencimiento a tres y seis meses. En total, nuestro país ha colocado de nuevo el máximo previsto, hasta 2.510 millones de euros, con un ratio de cobertura muy superior a la oferta. El tipo de interés de las letras a tres meses cae hasta el 1,285% frente al 1,735% de la subasta anterior  e idéntica situación se produce en las letras a medio año donde la rentabilidad exigida se desploma por debajo del 2%.


Subastas cortadas por el mismo patrón. 2012 marca una nueva tendencia respecto a los amagos de infarto del año anterior. El Tesoro Público ha celebrado la cuarta subasta del año en la que ha colocado el máximo fijado de antemano por la institución frente a las anteriores experiencias en las que se superaba con creces el importe previsto.

España ha colocado 2.510 millones de euros en letras a tres y seis meses a un menor coste de financiación y con una demanda que supera de manera considerable. En el caso de las letras a tres meses, el tipo de interés exigido ha sido del 1,285% frente al 1,735% de la subasta anterior de este tipo celebrada el pasado 23 de diciembre. El ratio de cobertura ha sido de 4,32 veces la oferta. El otro tipo de letras que salían hoy a subasta eran letras a seis meses para las que la rentabilidad se ha situado en el 1,847%, muy por debajo del interés al que cerraron la anterio subasta en el 2,4%. La demanda en este caso roza las 8 veces la oferta del Tesoro.

Las bolsas mantienen los recortes en lo que ha sido una subasta previsible y carente de importancia, en primer término por tratarse de deuda a muy corto plazo, y por otro precisamente porque se confiaba lo suficiente en la capacidad española para colocar deuda.

La prima de riesgo española se mantiene en los 348 puntos básicos, mientras que la italiana se coloca cercana a los 400 pb.  El bono español a diez años sigue en tendencia alcista muy próximo a una rentabilidad del 5,5%.