De este modo, el Tesoro Público ha colocado 4.659 millones de euros, cerca del mínimo previsto por la entidad fijado en 4.500 millones. El Tesoro capta menos demanda y la emisión se sitúa en el rango más bajo de los objetivos.
Asimismo, la demanda de letras a 12 y 18 años ha sido de 8.064,20 millones de euros, muy por debajo de los 14.776,16 millones solicitados en la anterior subasta.

Concretamente, la emisión de letras a 12 meses se ha cerrado con una colocación de 3.509,30 millones de euros, frente a los 3.972 millones de la subasta anterior, con un tipo de interés marginal del 2,900%, superior al 2,178% de entonces.

Asimismo, la subasta de letras a 18 meses logró adjudicar 1.149,69 millones de euros, menos que en la operación anterior, en la que se colocarón 1.528,64 millones de euros. En este caso, el tipo marginal se ha situado en el 3,496%, superior al 2,500% de la última emisión.

Las subastas que se han celebrado en lo que va de año se han cerrado con éxito pese a la caída de Portugal, el repunte de los precios del petróleo motivado por las revueltas árabes y las dudas de los mercados suscitadas por el mecanismo de rescate permanente y la esperada subida de tipos de interés.

Estos últimos resultados han enturbiado un poco las marcha de las emisiones y se ha dejado notar el último repunte de la prima de riesgo, que se ha vuelto a situar por encima de los 200 puntos básicos después de que la agencia de calificación Moody"s haya rebajado dos escalones la nota de solvencia de Irlanda.