El Tesoro estrena semestre con un repunte de los intereses a pagar por la deuda española. Ha adjudicado un total de 4.000 millones de euros en deuda a medio y largo plazo, una cifra que coincide con el máximo que esperaba captar hoy el organismo. Los intereses medios que ha pagado en ambas referencias han repuntado con respecto a las anteriores subastas similares, hasta un 16%.

Hasta julio captó 76.800 millones de euros, el 63,3% de las necesidades de financiación a medio y largo plazo para todo 2013. Los deberes realizados en la primera mitad del año permitirán un freno en el ritmo de emisión de deuda.

El objetivo para la subasta de hoy pasaba por adjudicar un mínimo de 3.000 millones de euros y un máximo de 4.000 millones.

Las peticiones totales han superado los 8.600 millones. En el caso de los bonos a tres años, han superado la oferta 3,5 veces, por encima de las 2,4 veces de la anterior emisión. En los 2.980 millones de euros colocados en la nueva referencia a cinco años la ratio de cobertura ha sido de 1,7 veces. Los títulos lanzados al mercado eran bonos a tres años con vencimiento el 30 de julio de 2016 y cupón del 3,30%, y una nueva referencia de bonos a cinco años, con cupón del 3,75% y vencimiento el 31 de octubre de 2018.

En la subasta de bonos a tres años celebrada hace un mes, el pasado 6 de junio, el interés medio fue del 2,706%. El Tesoro ha colocado sus 1.023 millones con una rentabilidad media del 2,875%, por encima del 2,706%.

En los bonos a cinco años, al tratarse de una nueva referencia, los intereses no son comparables con anteriores emisiones. Su rentabilidad media ha sido del 3,792%.