Siguiendo el símil guerrero del título de este articulo, vemos cuan convulso esta hoy el panorama económico a todos los niveles.

“Desde que se inventaron las excusas, la culpabilidad desapareció por completo” Refrán.

El periodista Iñigo Barrón, publico recientemente en el suplemento Negocios, del periódico El País, el sugerente articulo ¿ Por qué falló el Banco de España ¿ en el que desgrana paso a paso cuales han sido los sucesivos errores de apreciación que se cometieron, y que nos han llevado a la situación actual, y personalmente añado a mi modesto entender, se siguen cometiendo en la forma de afrontar la situación .

En la Memoria de la supervisión Bancaria de los años 2002/03, ya se ponía de manifiesto lo siguiente “Dadas las tasas tan elevadas del crecimiento del crédito hipotecario, estas pueden llegar alterar el equilibrio financiero estructural de las entidades. Se debe reflexionar sobre la evolución de estos riesgos”. El Banco de España, recibe mensualmente información de las entidades, sus balances, memorias y demás informes, además de ello tiene un instrumento desarrollado plenamente ,como es la información de la Cirbe, donde se declaran los incrementos , las disminuciones y todas las variaciones habidas en cada uno de los capítulos de la inversión, con todo este caudal de información, las decisiones no se tomaron y cuando fueron necesarias produjeron el efecto contrario que se pretendía con ellas, como veremos más adelante .

En el 2004, con la economía viento en popa un gobierno recién salido de las elecciones tiene a Solbes de Ministro de Economía y confía en “los estabilizadores automáticos “,posteriormente se dedicara a negar la crisis una y mil veces por todos los medios.

Caruana 2000/06 y Fernández Ordoñez 2006…, tampoco tomaron ninguna decisión, al respecto.-Ya incidía durante todos esos periodos la Inspección del Banco de España, en el papel de las auditorias bancarias, y el papel del Banco de España en esta situación de evolución del crédito hipotecario en nuestro país, su falta de control en base a su desaforado crecimiento, vía financiación exterior.

La contabilidad de cualquier empresa se rige por el principio de prudencia, lo que requiere que ,ante una hipotética perdida, se realicen provisiones, por si la misma finalmente se materializa, las dotaciones son cantidades detraídas de los beneficios, para atender las posibles pérdidas.-Este principio de prudencia, no fue respetado por ningún entidad , ni por el regulador.

A esta situación hay que unir el papel desempeñado por las Cajas de Ahorro, utilizadas generalmente por los políticos de turno, como brazo ejecutor de sus políticas económicas, proyectos y lugar de reposo de políticos, una vez sustituidos de la primera línea.-Los gestores de las cajas de ahorros, han contribuido a esta situación al permitir en muchos casos, la proliferación de apoyos sumisos a proyectos sin ninguna rentabilidad ni económica ni social, consiguiendo engrosar la bolsa de morosidad irrecuperable de estas entidades, con el apoyo de la elite empresarial a la cual también financiaban.-Ahora nos encontramos con unas cajas quebradas, y que el resto de los ciudadanos tenemos que contribuir a reflotar con nuestros impuestos, manteniendo a los mismos gestores que provocaron la quiebra en sus puestos y seguramente con mas retribución que antes de la quiebra., el mundo al revés.

En la actualidad la circular 4/2004 del 22 de Diciembre, del Banco de España, regula la contabilidad y los estados financieros de las entidades, si como las Coberturas Genéricas, en sustitución de las dotaciones, que podían deducirse fiscalmente, con el fin de ayudar a las entidades a que les fuera más leve esas imposiciones de acopio para posibles pérdidas.

La sumisión también, del BE al poder político, la tardanza en tomar medidas realistas y afrontar la situación de la manera lo más ordenada posible, nos llevan a un frenesí de medidas que , como pasa con la circular 4/2004, recogida en el Anexo IX , obligan a pasar de los 24 meses perceptivos para la cobertura de las operaciones dudosas a los 12 meses actuales, a la vez que se modifican los plazos de aquellas operaciones con garantía real, con un mayor nivel de exigencias .-Si estamos ya inmersos en una situación crítica, lo único que se puede hacer con estas medidas es agravarla, por simple sentido común, si a una Pyme, que mantenga un préstamo a seis años, le obligamos en plena crisis a que lo devuelva en menos tiempo o lo amortice, ¿qué pasaría?, pues que su situación se le agravaría, “elemental”., no era el momento de acelerar la amortización.-Conjuntamente con esta medida alentamos a las entidades a vender su inmovilizado y permitirles declarar beneficios, que son ficticios puesto que pierden activos que son emblemáticos o estratégicos, dando una aparente normalidad de fortaleza de nuestro sistema financiero, todos pensarían que la situación sería pasajera y nadie se dio cuenta que podemos errar en las apreciaciones .

Con el tiempo se están sacando a la luz la mala gestión de unas entidades dedicadas a la voraz caza del beneficio, sin ningún control estratégico del riesgo, y con un vigilante que observaba la situación y no tomaba medidas, y cuando las toma es demasiado tarde y en vez de solucionar el problema lo agrava.

La historia está sembrada de ejemplos de empresas o instituciones que ignoraron los cambios del futuro, muchos de los cuales se podían haber previsto, por que se venían venir. Y para que no nos despertemos un día y nos encontremos en el lado equivocado de la historia, es nuestra responsabilidad posicionarnos y evaluar los riesgos lo mas atinadamente posible y desde todos los puntos de vista posibles, siempre y cada día, de manera consciente.
Valorémosles a todos los intervinientes en esta historia, que pagaremos nosotros y nuestros hijos a lo largo de los años y pongámosles la penitencia que se merezcan .

Un secretario del Tesoro de los EEUU allá por 1863, decía unas frases que vienen a colación ahora más que nunca:
“Persiga un negocio bancario directo, honesto y legitimo, no deje que la perspectiva de grandes beneficios, le tiente hacer nada que no esté permitido por la Ley, los esplendidos financieros, en el mundo de los bancos son generalmente o farsantes o truhanes”, lo decía en 1863, podemos reflexionar sobre estas palabras todo lo que queramos.

Rafael Montava Molina
Consultor de Empresa