El Tribunal Supremo de Justicia de EE.UU. ha decidido dejar en suspenso la venta de los activos del fabricante estadounidense de automóviles Chrysler al italiano Fiat, con objeto de contar con más tiempo para estudiar los términos de la operación. La transacción, aprobada la semana pasada por el Tribunal de Bancarrotas del Distrito Sur de Nueva York, es un paso crucial para la reorganización de Chrysler, si bien un grupo de consumidores y fondos de pensiones decidió recurrir la operación ante el Supremo.