La solidez de los bancos españoles se sitúa en el puesto número veinte entre los 134 países analizados por el Foro Económico Mundial (WEF) en su último Informe de Competitividad Global, en el que España repite la vigesimonovena posición alcanzada el año anterior. El informe anual elaborado por la organización mediante una encuesta practicada a 12.297 máximos ejecutivos empresariales de 134 países entre enero y mayo de 2008 valora la solidez de los diferentes sistemas bancarios de cada país entre una puntuación mímima de un punto, que indicaría insolvencia y la necesidad de un rescate gubernamental, y un máximo de siete puntos, que representaría la máxima solidez y salud de los balances de las entidades.