La mayor economía del mundo frenó el ritmo de destrucción de empleo en agosto, desde los 371.000 de julio, si bien la pérdida de puestos de trabajo alcanzó los 298.000 empleos, por encima de los 250.000 previstos por los analistas consultados por Reuters.