El resurgir del fervor corporativo entre las eléctricas relanza sus cotizaciones en bolsa y, de paso, coloca al Ibex en sus máximos históricos. No son rumores nuevos, pero la entrada del máximo accionista de Suez, el multimillonario belga Albert Frère, en el capital de Iberdrola, con un 5 por ciento, ha removido a todo el sector. Las acciones de Iberdrola se disparan más de un 5 por ciento, para alcanzar cotas máximas en el entorno de los 45 euros, y su valor de mercado se acerca ya a los 52.000 millones de euros.
Los inversores “toman posiciones” a la espera de movimientos de concentración en el sector. Y lo hacen a rebufo de la actuación llevada a cabo por el presidente de Suez. Compañía que por cierto, está presente en Aguas de Barcelona y que no hace mucho elevó su participación en Gas Natural hasta superar el 11 por ciento. Ahora, lo último es que el propio Albert Frère tendría en mente seguir aumentando su presencia en la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán, donde ya es el cuarto accionista. (*)