El grupo constructor ACS, principal accionista de Iberdrola, negó hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la existencia de pactos o acuerdos con terceros que tengan como objetivo controlar la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán.
Por su parte, Iberdrola aseguró al supervisor bursátil que no tiene constancia de pacto alguno para el desarrollo de acciones concertadas relativas a su control o gestión. La CNMV trataba de salir al paso y aclarar las especulaciones aparecidas en los medios de comunicación sobre una posible operación de Florentino Pérez, presidente de ACS, y del empresario belga Albert Frere, que recientemente ha comprado a título personal el 5% de la eléctrica, para desbancar a Ignacio Sánchez Galán de la presidencia de la eléctrica. Frere es vicepresidente y principal accionista de Suez, sociedad que acaba de incrementar su participación en Gas Natural hasta el 11,3%. Como era previsible, Iberdrola y ACS se han ceñido al guión y, con escasos minutos de diferencia, han informado al regulador de que desconocen cualquier movimiento en este sentido. El pasado 30 de mayo, Frere adquirió, a través de las sociedades Groupe Bruxelles Lambert (GBL) y Compagnie Nationale á Portefeuille (CNP), un 5% de Iberdrola y se convirtió en el tercer accionista de la eléctrica, por detrás de ACS (11,8%) y la BBK (7,75%). Iberdrola y Suez conocieron el movimiento de Frere antes de que se difundiera al mercado. La eléctrica española mostró "tranquilidad" ante la entrada de Frere y el grupo franco-belga inmediatamente se desvinculó de la operación del empresario. Sin embargo, el hecho de que Suez haya elevado su participación en Gas Natural y que Frere haya afirmado que puede incrementar su posición en la compañía han dado alas a los rumores.