Banco Santander recibió 300 millones de dólares dinero público estadounidense por obligaciones que American International Group Inc. (AIG) tenía contraídas con la entidad, según documentos que la aseguradora presentó el miércoles al Congreso de Estados Unidos. Banco Santander es una de las instituciones financieras que se han beneficiado con la intervención pública de la aseguradora, pues si ésta hubiera quebrado tendría que haberse puesto a la cola de los acreedores para intentar recuperar su dinero. AIG, la mayor receptora de ayuda de Estados Unidos, con más de 170.000 millones de dólares, entregó los documentos al Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, ante el que testificó su consejero delegado, Edward Liddy.