En el curso de los próximos días se cerrarán los detalles del multimillonario plan de ayuda a Grecia que evitará el contagio de la crisis a otros países, según afirmó el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, quien aseguró que no se contempla la posibilidad de reestructurar la deuda griega o de cualquier otro miembro de la eurozona.

"No hay duda de que las necesidades de Grecia recibirán respuesta a tiempo", dijo Barroso en declaraciones a la prensa en Pekín, en las que mostró su confianza en que las conversaciones sobre la concesión de ayudas "terminarán muy pronto, en los próximos días".