El presidente de General Motors Europe, Carl-Peter Forster, ha dejado entrever la posibilidad de que España aporte fondos para el plan de rescate de la firma automovilística Opel, que necesita 3.300 millones de euros para sobrevivir y que podría suprimir 3.500 empleos. En una entrevista con el diario alemán 'Bild', el máximo responsable de General Motors en Europa precisa que si los países en los que Opel cuenta con fábricas aportan fondos al plan de rescate, la contribución de Alemania se situaría entre 2.000 y 3.000 millones de euros. "Si participan España, Reino Unido y Bélgica, la aportación de Alemania se situaría entre 2.000 y 3.000 millones", afirmó Forster. Opel dispone de una planta en la localidad zaragozana de Figueruelas, donde fabrica los modelos Corsa y Meriva. Esta fábrica tiene una plantilla de unos 7.500 trabajadores. El Gobierno aragonés ha concedido a General Motors España un aval por importe de 200 millones de euros, al objeto de que la empresa financie inversiones que garanticen la producción del nuevo modelo Meriva en la factoría aragonesa antes del 30 de abril de 2010.