El presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher, sugirió que la Fed podría obtener una mejor medición de las presiones inflacionistas dando más consideración al efecto de los precios de alimentación y energía tal y como se hace con el actual indicador de inflación subyacente, en lugar de calcularla siempre aparte. En un discurso en Australia esta mañana, Fisher dijo que la inflación subyacente está hecha para apartar el 'ruido' asociado con la volatilidad de los precios de la energía y los alimentos, pero debido a la tendencia global, el aumento de esos precios necesitaría un mayor peso como factor en la inflación, de la que los bancos centrales deben estar alerta. 'Cuando pagamos más por alimentos y energía, no puede sólo representar ruido, sino que podrían ser signos a largo plazo de presiones inflacionistas estructurales', dijo.