El precio de los cereales y de las semillas oleaginosas registró un fuerte aumento en mayo debido a las dificultades registradas en las plantaciones de Norteamérica y a la escasez de lluvia en las cosechas del sur y este de Europa. Según el último informe del Consejo Internacional de Cereales (IGC, siglas en inglés), también contribuyó a este incremento la tendencia alcista experimentada por las materias primas, los metales y los mercados bursátiles. La organización estima que la producción mundial de cereales disminuirá en el ejercicio 2009/2010 hasta los 1.721 millones de toneladas, con lo que se reduciría el nivel de reservas récord alcanzado el año pasado. Asimismo, prevé que el comercio de cereales descienda en 11 millones de toneladas, hasta los 221 millones, por el recorte de las exportaciones de Argentina, la Unión Europea, Rusia y Ucrania.