El precio de la vivienda en España ha descendido un 12% hasta el cuarto trimestre de 2009 desde sus máximos, lo que está provocando un 'efecto riqueza' negativo en las familias que se traduce en un deterioro de la confianza y un descenso del consumo, según el último 'Boletín Económico' del Banco de España. El informe, en el que se realiza una comparativa de los ciclos inmobiliarios recientes en España, EE.UU. y Reino Unido, indica que la caída de los precios de la vivienda reduce el valor del colateral de los préstamos hipotecarios que podrían solicitarse para financiar gastos de consumo, y además, "podría deprimir la confianza de los hogares e incrementar el ahorro por motivo de precaución", como ya estaría ocurriendo.