El índice de gerentes de compra de la eurozona creció en noviembre a su ritmo más alto en dos años, lo que sugiere una fase de recuperación que continuará durante el último trimestre del año.