El Producto Interior Bruto (PIB) español ha registrado un crecimiento real en tasa intertrimestral del 0,3%, frente al 0,2% del trimestre anterior, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El dato ha salido en línea de lo esperado por el consenso y coincide con los datos preliminares publicados recientemente por el INE.

Del mismo modo, en el primer trimestre de 2011 la tasa de crecimiento fue de un 0,8% en tasa anual respecto al 0,6% que registró en el periodo anterior, según la estimación del PIB trimestral ofrecido por el INE. La actividad real crece a un ritmo dos décimas superior en relación al trimestre precedente, hecho que se produce como consecuencia de una mejor contribución del sector exterior.

Según Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter, de este dato se desprende que "la demanda interna sigue muy débil y, aunque España registre un crecimiento prositivo, son otros los que tiran de nosotros".

También Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets, dice que las diferencias entre el crecimiento de España y el de Alemania o Francia “hace imposible poner una política monetaria común como la que estamos viendo de subidas de tipos, pues beneficia a Alemania, pero ahoga en créditos a los periféricos”.