El Producto Interior Bruto de la eurozona registró en el cuarto trimestre del año un crecimiento del 0,1% respecto a los tres meses anteriores, mientras que en términos interanuales experimentó un descenso del 2,1%, según informó la oficina comunitaria de estadísticas, Eurostat, que cifró en una contracción del 4% el deterioro de la economía del euro en el conjunto de 2009.