La economía española creció un 0,1% en el segundo trimestre del año, con lo que la tasa internual se situó en el 1,8%, nueve décimas menos que en el trimestre anterior, arrastrada por un "significativo recorte" de la demanda interna y una corrección más aguda del sector de la construcción, que está teniendo un "marcado impacto" sobre el empleo, según el último 'Boletín Económico' del Banco de España. De esta forma, el crecimiento intertrimestral de la economía española entre abril y junio habría estado próximo a cero y en línea con la previsión adelantada por el Gobierno de un avance del PIB casi nulo en los próximos trimestres. De cumplirse la previsión, la economía habría crecido entre abril y junio 9 décimas menos que en el trimestre anterior (2,7%) y se situaría en una tasa de avance sólo dos décimas superior a la media del año prevista por el Gobierno (1,6%).