China superó con facilidad su meta de crecimiento en el 2009 con un robusto desempeño en el cuarto trimestre que forma un poderoso trampolín para relegar a Japón este año y convertirse en la segunda economía más grande del mundo. El Producto Interno Bruto creció un 10,7 por ciento entre octubre y diciembre (un 8,7% en todo 2009), comparado con el mismo período del año previo, ligeramente por debajo de las expectativas de mercado pero expandiéndose fuertemente desde un PIB revisado de 9,1 por ciento en el tercer trimestre.
"Obviamente el buen momento de crecimiento mensual es muy fuerte", dijo Xing Ziqiang, economista de CICC en Pekín. "Así que creo que las posibilidades de que veamos un alza en la tasa de interés en el primer trimestre se están incrementando", agregó.