Australia ha expermientado el retroceso económico más importante desde el año 1991 durante el primer trimestre del año cuando el PIB se contuvo un 1,2% respecto a los últimos tres meses de 2010.

Según explica el Buró de Estadística de Australia, 'las Las inundaciones que comenzaron a finales de diciembre de 2010, junto a los ciclones que afectaron las regiones de Queensland y Australia Occidental han tenido un impacto significativo sobre la actividad del trimestre que finalizó en marzo'.

En concreto, el sector minero retrocedió un 6,1%, lo que restó seis décimas al Producto Interior Bruto, mientras las manufacturas bajaron un 2,4% y el sector agrícola un 8,9%, rebajando en un 0,2% el dato de actividad de la economía.