El crudo pierde fuerza después de que los inventarios de petróleo habían caído menos de lo esperado la semana pasada. El West Texas, dereferencia en Estados Unidos, se abarata un 2,90% hasta los 91,66 dólares. Por su parte, el Brent, seguido en Europa, desciende un 1,99% y se negocia a 90,69 dólares.