El partido conservador de la canciller alemana Angela Merkel mostró un apoyo manifiesto a su líder después de que algunos miembros la culparan de una humillante derrota en unas elecciones regionales en el estado de Baden-Württemberg.

Se prevé que una coalición formada por los Verdes y los Social Demócratas asuma el poder en la próspera región del suroeste alemán, tras unas elecciones celebradas el domingo que desplazaron a los conservadores de Merkel de un bastión que habían controlado en las últimas seis décadas. "Los conservadores estamos unidos en torno a Angela Merkel", dijo Hermann Gröhe, secretario general de la Unión Democristiana (CDU), a la televisión pública ARD. "Tenemos que abordar los retos que acechan juntos".