En el segundo trimestre del año el paro subió en 53.500 personas, un 0,95% más respecto a la cifra de hace un año, situándose el número total de desempleados en 5.693.100 personas.

La tasa de paro subió entre abril y junio hasta el 24,63%, porcentaje casi dos décimas superior al del trimestre anterior (24,44%), según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

La tasa de paro alcanza así su nivel más alto de la serie histórica comparable, que arranca en 2001. Remontándose más atrás, utilizando series no comparables, no se alcanzaba un porcentaje de similar desde el primer trimestre de 1994, cuando la tasa de paro se situó en el 24,55% (su valor más alto desde 1976).

Durante el segundo trimestre se destruyeron 15.900 puestos de trabajo (-0,09%), con lo que el número de ocupados alcanzó la cifra de 17.417.300 personas, su nivel más bajo desde el tercer trimestre de 2003. Entre abril y junio del año pasado se crearon 151.400 empleos (ahora se han destruido 15.900) y el número de parados bajó en 76.500 (ahora ha aumentado en 53.500).

En comparación con el mismo periodo del año pasado, el paro se incrementó en el segundo trimestre en 859.400 desempleados, un 17,8%, mientras que los empleos destruidos alcanzan los 885.800 (-4,8%).

En términos cuantitativos, la destrucción de empleo afectó sólo a los españoles, que redujeron su ocupación en 25.000 personas (-0,1%), ya que el empleo entre los extranjeros aumentó en este trimestre en 9.100 ocupaciones (+0,4%).