La tasa de paro francesa ha aumentado seis décimas en el segundo trimestre hasta situarse en el 9,1% de la población activa, según el Instituto Nacional de Estadística.