Una joranada más la cotización del metal precioso vuelve a situarse en zona de máximos históricos, por encima de 1.165 dólares, al borde de los 1.170 dólares que alcanzó ayer.