La semana negra de Wall Street se torna gris en su última sesión, o directamente verde. Es el color que predomina en el parqué del otro lado del Atlántico. Las autoridades norteamericanas ponen las cartas sobre la mesa y la banca gana. La Fed, el Tesoro y el Congreso se unen para lanzar un paquete de medidas legislativas contra la crisis –que podría costarles 500.000 millones de dólares- y el regulador estadounidense, la SEC, prohíbe las operaciones de ventas al descubierto de 800 compañías. Aunque Morgan Stanley y Washington Mutual están aún en el ojo del huracán, la calma llega a los mercados y parece que el miedo al crack del sector financiero se evapora. Sesión de cuádruple hora bruja la de hoy, y un día más, aquellos que hicieron sufrir más a los inversores los bancos, se convierten en estrellas con luz propia. Así las cosas el Dow Jones gana un 3,69% hasta los 11.425 puntos, el Nasdaq se revaloriza un 3,93% hasta los 2.285 puntos y el S&P 500 repunta un 4,34% hasta los 1.2258 puntos.
Los expertos apuntaban a la necesidad que las autoridades tomaran las riendas de la situación más allá de su apoyo con las inyecciones de liquidez, y la respuesta llega hoy. El Tesoro, la Reserva Federal y el Congreso estadounidense se unen como una piña para apuntalar el maltrecho sistema financiero del país: acordaron lanzar un paquete de medidas legislativas de manera "expeditiva" para afrontar la crisis entre las que destaca la compra de activos de baja calidad de bancos sobre todo vinculados a hipotecas. Los legisladores y los altos funcionarios económicos anunciaron que el acuerdo final sobre este paquete pueda estar listo en "cuestión de horas" y aunque las fuentes oficiales no explican cuánto le va a costar al país la concreción de las medidas, se baraja que podrían alcanzar los 500.000 millones de dólares. También el regulador estadounidense se une al resto de instituciones y toma medidas de emergencia, la SEC prohíbe las operaciones de ventas al descubierto en acciones de 799 entidades financieras. La medida se prolongará durante diez días, hasta el 2 de octubre, pero podría llegar a estar vigente hasta 30 días naturales si la SEC considera que es necesario para proteger a los inversores. Gráfico Dow Jones