El mercado inmobiliario español ocupa el décimo puesto entre los más transparentes de Europa, tras mejorar su valoración desde el décimotercer puesto que ocupaba en 2004. Asimismo, España ha pasado del puesto 19 al 16 a nivel mundial en el mismo periodo, según el último Índice Mundial de Transparencia Inmobiliaria de Jones Lang LaSalle. La compañía de servicios financieros y profesionales especializada en el sector inmobiliario apunta que una cada vez mayor disponibilidad de información y profesionalización del mercado contribuyen de manera sustancial a la mejora de España en este índice de transparencia.