El deterioro del mercado inmobiliario británico se hizo aún más palpable en julio, mes en el que se registró una caída más pronunciada en los precios, según datos del portal especializado Hometrack. Los precios bajaron un 1,2% mensual y un 4,4% interanual, en comparación con los retrocesos del 1,0% y 3,2%, respectivamente, registrados en junio, indicó. La tasa interanual de julio fue la más baja desde Hometrack comenzó el sondeo en 2001. Las caídas de precios más acusadas se produjeron en el sur de Inglaterra. 'En Londres en concreto los precios han vuelto a un nivel que no se observaba desde febrero de 2007', comentó Richard Donnell, director de investigación de Hometrack.