La bolsa de Seúl ha cerrado hoy con una ligera alza, por primera vez en siete días, como reacción al desplome del mercado asiático en los últimos días y pese a haber abierto con pérdidas tras los retrocesos ayer en Wall Street. El índice Kospi del mercado surcoreano ganó 7,35 puntos (0,54 por ciento) y terminó en las 1.366,10 unidades, mientras que el indicador de valores tecnológicos Kosdaq cedió 4,44 puntos (1,09 por ciento) para situarse en los 401,95 puntos. Las constructoras lideraron las alzas del día con una recuperación de un 3,28 por ciento. Los valores electrónicos y los transportes aumentaron un 2,21 por ciento y un 1,37 por ciento, respectivamente. Los principales títulos surcoreanos también registraron tendencia alcista, como Samsung Electronics (2,71 por ciento) y Hyundai Motor (2,41 por ciento). Los analistas locales consideran que el alza se debió además a la expectación por una posible rebaja de los tipos de interés en EEUU y Europa, y a que se espera que el Gobierno surcoreano anuncie en unos días medidas para tranquilizar el mercado bursátil.