La Bolsa de Seúl ha cerrado con una caída del 1,50 por ciento por el temor de los inversores a la inflación y por las fuertes pérdidas de Samsung Electronics y otras compañías de electrónica. El índice Kospi del mercado surcoreano cayó 27,36 puntos (1,50 por ciento) y terminó en los 1.800,58 puntos.Por su parte, el indicador de valores tecnológicos Kosdaq cedió 7,90 puntos (1,21 por ciento) para situarse en los 641,10 puntos. Los rumores acerca de que Nokia rebajará los precios de sus auriculares afectaron a la mayoría de compañías de electrónica.