El índice de precios a la producción de Estados Unidos registró un descenso del 0,2% en junio, aunque el dato subyacente (sin alimentación ni energía) avanzó un 0,3%. La tasa general estuvo por debajo de los analistas, que esperaban una subida del 0,1% mientras que el dato subyacente de junio fue superior al incremento del 0,2% que se estimaba.