El profesor del Instituto de Práctica Empresarial (IPE) José Antonio Pérez aseguró hoy que las ventas de vivienda nueva cayeron entre un 50 y un 60 por ciento en 2008, dato que contrasta con el descenso del 19,2 por ciento que reflejaba la estadística publicada hoy por el Ministerio de Vivienda. En una rueda de prensa, Pérez explicó que los datos del Ministerio recogen las transacciones de vivienda nueva pactadas hace dos años, al tiempo que reflejan la realidad del mercado de segunda mano.
El departamento que dirige Beatriz Corredor publicó hoy que las ventas de vivienda en general cayeron el 32,55 por ciento en 2008, hasta los 564.464 inmuebles, tendencia que, a juicio de Pérez, se mantendrá en los próximos meses y seguirá siendo negativa hasta que se solucione la situación financiera y crediticia. En España hay un stock de un millón de viviendas sin vender, de las cuales 600.000 están ubicadas en el litoral mediterráneo (incluida Baleares) y en la costa atlántica andaluza, según señaló el director general del IPE, Marcial Bellido.

Ese excedente de inmuebles será el primero en reabsorberse puesto que los parados del interior del país se trasladarán a la costa en busca de empleo relacionado con el sector servicios y la industria turística, de forma que ocuparán las viviendas de la zona y dinamizarán el mercado inmobiliario. No obstante, apuntó Pérez, el excedente de vivienda se absorbería en dos años sólo con el consumo interno, "si la situación financiera no lo evita".

Durante el encuentro, Bellido presentó una plataforma creada por el IPE, en colaboración con el ICEX, que servirá para comercializar unos 60.000 inmuebles en el mercado internacional, valorados en 12.000 millones de euros. Asimismo, apuntó que el IPE ha puesto en marcha un proyecto a través del que ofrece a las entidades bancarias la posibilidad de gestionar sus activos inmobiliarios sin terminar, valorados en 300.000 millones de euros en 2008, en créditos al promotor pendientes.

La banca ha adquirido en los últimos meses activos inmobiliarios (viviendas, edificios, suelo urbanizable y no urbanizable...) que está digiriendo y que, después del encaje contable, tendrá que decidir cómo lo gestiona. Bellido aseguró que ha cambiado el panorama inmobiliario, puesto que los bancos además de financiar la compra de viviendas ahora también las venderá.

Preguntado sobre la posibilidad de que los bancos denieguen las hipotecas para comprar viviendas que no sean las que ellos mismos venden, Bellido afirmó que "es de sentido común" y "una certeza" porque favorecerán a aquellos que les ayuden a reducir sus activos inmobiliarios.